Luego de que el Presidente Trump anunciara la muerte de Al Baghdadi ¿Qué pasará?

Fueron alrededor de 60 rangers del ejército de Estados Unidos los que participaron en el operativo que terminó con la muerte del líder y fundador de Estado Islámico, Abu Bakr Al Baghdadi, quien era reconocido como el terrorista más buscado del mundo.

El hombre de 48 años, de origen iraquí, había sido dado por muerto en al menos cuatro oportunidades, pero en ninguna de ellas se pudo confirmar su deceso. Después de los rastreos, ningún cuerpo era el de Al Baghdadi y encontrarlo vivo o muerto siguió siendo la máxima prioridad de Estados Unidos y sus aliados contra el terrorismo.

La esperada noticia llegó este 27 de octubre. El presidente Donald Trump fue enfático al anunciarle al mundo que "Abú Bakr Al Baghdadi está muerto".

El mandatario norteamericano reveló que desde hacía varias semanas tenían vigilado a Al Baghdadi y que el autoproclamado califa murió "como un cobarde: lloriqueando, quejándose y gritando" mientras huía por un túnel con dos de sus esposas y tres hijos.

Al Baghdadi no fue dado de baja por las tropas estadounidenses. Después de tres horas de combate en tierra, tras los bombardeos contra su escondite, el terrorista se inmoló. Al verse sin salida, y con el equipo de comandos a pocos pasos, accionó un chaleco con explosivos que llevaba en su cuerpo. Al parecer, sus esposas e hijos también murieron en este acto suicida.

¿Quién era?

Abu Bakr Al Baghdadi se graduó como doctor en estudios islámicos de la Universidad de Bagdad. Luego de la ocupación de Estados Unidos a Irak, en 2003, que terminó por derrocar al presidente dictador Sadam Husein, ayudó a crear un ejército rebelde que hoy día se conoce como Estado Islámico, que en sus orígenes se llamó Organización para el Monoteísmo y la Yihad, ligada a Al Qaeda.

Al Baghdadi llegó a la dirección máxima del Estado Islámico en 2010 tras la muerte de Abu Abdullah al-Rashid al-Baghdadi, quien comandaba el grupo terrorista desde 2006.

¿Qué va a pasar en el mundo luego de la muerte de Abu Bakr Al Baghdadi?

Desde 2016 el Estado Islámico, también conocido mundialmente como ISIS, se ha debilitado. La pérdida de amplios territorios, como Raqqa (Siria), y Mosul (Irak), entre otros, le quitó fuerza social y poder económico.

El perder el control territorial imposibilitó que el grupo recaudara impuestos, explotara los campos de petróleo, comprara armas o pudiera reclutar combatientes. Lo cierto, es que el Gobierno de Estados Unidos ofrecía una recompensa de 25 millones de dólares para el que revelara información que diera con el paradero de Al Baghdadi, principal cabeza de este grupo terrorista.

Según el Índice de Terrorismo Global de 2017, ISIS pasó de recaudar en 2015 unos 80 millones de dólares a 16 millones de dólares en 2016. Expertos en conflicto internacional coinciden en que no se puede hablar de la desaparición de ISIS, aunque es evidente el debilitamiento de esta organización en el planeta.

¿Y su reemplazo?

Aún no se sabe oficialmente quién liderará el grupo terrorista tras la muerte Al Baghdadi. Algunas versiones de medios hablan de Abdullah Qardash, un exmilitar nacido en Irak que trabajó para el dictador Sadam Husein, como posible líder sucesor de ISIS. Pero en la lista hay más nombres.

Según reportes del Departamento de Estado de Estados Unidos, Qardash, también conocido como Hajji Abdullah al-Afari, era el hombre de confianza del líder inmolado y esto lo ubicaría como el siguiente jefe de la organización de ISIS.

¿Qué dice el mundo?

El Gobierno de Irán indicó que la muerte de Al Baghdadi, no supone el fin de la ideología de ISIS, cuya raíz está en "los petrodólares" y en las políticas militares que Estados Unidos mantiene en Oriente Medio.

El portavoz iraní Ali Rabieí dijo que así como la muerte de Osama Bin Laden, fundador de Al Qaeda, no erradicó las raíces del terror, la muerte de Al Baghdadi no será el fin del 'daeshismo".

Otros dirigentes políticos mundiales también se refirieron a la muerte del líder terrorista y coincidieron que aunque es un golpe para las bases de EI, no es su final.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, luego de conocer la noticia sobre la muerte del iraquí, escribió en Twitter: "La muerte de Al Baghdadi es un golpe duro contra el Estado Islámico, pero solo es una etapa. El combate continúa con nuestros socios de la coalición internacional para que la organización terrorista sea derrotada definitivamente".

Por su parte, el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, aseguró que "La muerte de Al Baghdadi es un momento importante es nuestra lucha contra el terror, pero la batalla contra el demonio de Daésh no ha terminado todavía".

Turquía, que ha sufrido ampliamente la guerra desatada por ISIS, a través de su presidente Recep Tayyip Erdogan, declaró que la muerte de este líder terrorista es un "punto de inflexión en nuestra lucha conjunta contra el terrorismo". Asimismo recalcó que Turquía seguirá apoyando los esfuerzos antiterroristas.

Los líderes del mundo celebran la muerte de Al Baghdadi, pero saben que el terrorismo no se acaba con la muerte de un hombre sino con el ataque a una ideología que lleva a cometer actos criminales en nombre de una organización.

Sam Heller, analista de conflictos internacionales del centro investigador Crisis Group, indicó que "La muerte de Bagdadi es ciertamente un golpe para el Estado Islámico, que se ha reducido globalmente, pero el EI es también resistente y flexible".

El analista también consideró que la muerte del líder no parece que vaya a tener un impacto inmediato en las operaciones de ISIS.

Sin embargo, el experto indicó a la agencia EFE que la formación yihadista se ha "sistematizado e institucionalizado" y esto podría ayudarles a sobrellevar la pérdida incluso de sus más altos mandos.